GENERACIÓN PROTAGONISTA: LUIS CALCAÑO DÍAZ

ProtagonistaOSV

Prócer de la Orquesta Sinfónica de Venezuela

LUIS CALCAÑO DÍAZ: INGENIERO Y MÚSICO, UNA VIDA DEDICADA A UNA PASIÓN

La Orquesta Sinfónica de Venezuela cumple 85 años de actividad ininterrumpida. Pionera en el movimiento sinfónico nacional, producto de la ardua labor de músicos que lucharon por darle una continuidad en el tiempo. Hombre inteligente y aplicado, Luis Calcaño Díaz, destacó como ingeniero, cartógrafo y a la par como violista. Fue uno de los más interesados en la conformación de la Orquesta Sinfónica de Venezuela en 1930. Su legado, un amor intenso por la música y un profesionalismo ejemplar, nos queda hoy, como guía para quienes conforman la gran familia OSV.

Luis_Calcano_Diaz

Evelyn Navas Abdulkadir. Prensa OSV. Luis Calcaño Díaz nació en Caracas el 23 de octubre de 1907. Sus padres fueron Luis Calcaño Sanabria y María Antonia Díaz Castro. Su hermano fue Francisco Calcaño Díaz. Sus antepasados llegaron a América proveniente de Génova, Italia, en la primera mitad del Siglo XIX. Una parte de la familia se radicó en Venezuela y la otra, en Argentina.

Luis Calcaño Sanabria les inculcó a sus hijos pasión por el estudio y la música y los educó bajo un sistema estricto de disciplina y orden. El Maestro Luis Calcaño estudió violín y viola desde los 7 años de edad. Recibió clases de instrucción musical con el Maestro Vicente Emilio Sojo y de armonía y contrapunto con el Maestro Juan Bautista Plaza en la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas, hoy Escuela de Música José Ángel Lamas.

Hacia 1930 egresa de la Universidad Central de Venezuela como Doctor en Ciencias Físicas y Matemáticas, título con el cual se acreditaban los ingenieros civiles en aquel entonces. Llegó a formar parte del cuerpo de ingenieros del Ministerio de Obras Públicas desde 1936 y fue Jefe de División en la Dirección de Cartografía Nacional, hoy Instituto Geográfico Simón Bolívar, encargándose del levantamiento de los mapas nacionales. También se desempeñó como docente en Astronomía y Cartografía durante diez años, en su propia Alma Mater, la Universidad Central de Venezuela. Llegó a componer la música para Canto a Venezuela, Himno a la Cartografía Nacional. La letra es de J. B. Domínguez.

Su pasión por la música corrió a la par de su desarrollo como ingeniero y cartógrafo. El maestro Luis Calcaño Díaz fue uno de los personajes más influyentes para involucrar a su maestro, Vicente Emilio Sojo, en la creación de la Orquesta Sinfónica Venezuela en 1930. Tocó el violín y la viola en las filas de la recién creada OSV, prefiriendo la ejecución de la viola durante su permanencia en la institución.

Con su gran capacidad organizativa, se involucró de lleno en la gestión de la Orquesta Sinfónica Venezuela, siendo el vicepresidente de la primera Junta Directiva de la Sociedad Orquesta Sinfónica de Venezuela.

La primera orquesta sinfónica de nuestro país fue la Orquesta de la Unión Filarmónica de Caracas, activa desde 1922 hasta 1929, bajo la dirección de su fundador, Vicente Martucci. No sobrevivió por falta de recursos económicos. Los músicos que acompañaron a Martucci en este primer emprendimiento sinfónico mantuvieron el interés y otros músicos, entre ellos, Luis Calcaño Díaz, se unieron con el propósito de establecer una ‘Orquesta Filarmónica’ nueva. Entre finales de 1929 y los primeros días de enero de 1930, serían Ascanio Negretti Vasconcellos, Luis Calcaño Díaz y Simón Álvarez, quienes conversarían con el maestro Vicente Emilio Sojo para comunicarle la intención de unificar a los músicos, incluyendo al Maestro Martucci. Sojo en un principio se manifestó reacio –tal como llegó a referir en persona- porque no disponía de tiempo para los trabajos de director. Finalmente aceptó.

El 15 de enero de 1930 nace finalmente la Sociedad Orquesta Sinfónica Venezuela, cuando se reúnen 29 ilustres y visionarios músicos en la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes de Caracas, hoy Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, convocados por Vicente Emilio Sojo, para establecer los que serían los cimientos de la institución musical más firme en toda la historia musical de Venezuela hasta la fecha, la orquesta sinfónica más antigua y con mayor actividad ininterrumpida del continente americano (Suramérica y Centroamérica).

Luis Calcaño Díaz, como músico activo, llegó a tocar la viola en la primera orquesta de planta de la emisora Broadcasting Caracas, luego Radio Caracas Radio.

De su carácter se conoce su intensa dedicación al estudio y su férrea disciplina. Era un hombre sencillo y humilde en su proceder, no pretendía figurar ni hacer alardes. Siempre estuvo muy dedicado a sus dos carreras. Como compositor, se conoce que solía levantarse muy temprano en la madrugada para estudiar y componer, y esa voluntad le permitió adquirir los conocimientos de la fuga, de las formas musicales y de la instrumentación. Llegó a componer varias obras para que su propia orquesta, la Orquesta Sinfónica Venezuela, las ejecutara.

En 1946, el maestro Calcaño Díaz estrena Andante, parte de una obra sinfónica que no concluyó y un año más tarde, el Nocturno Modo Dórico, obra con la que participa en el Premio Nacional de Música, obteniendo la mención de honor. En 1951 la gran pianista Harriet  Serr estrenó la obra Preludio y Nocturno para piano del maestro Calcaño Díaz. También compuso y estrenó con la OSV su poema sinfónico Tamare.

Fantasía Sinfónica, compuesta en 1951 fue estrenada por la OSV bajo la batuta Ángel Sauce, maestro fundador de la OSV también. Esa amistad de años se expresó creativamente a través del Cuarteto Calcaño-Sauce, integrado por el maestro José Antonio Calcaño (violoncello), Ángel Sauce (violín), Adda Elena de Sauce (violín) y el propio Luis Calcaño (viola).

El 25 de julio de 1954 en el Teatro Municipal se estrenaron tres obras: Cantata Criolla del maestro Antonio Estévez; Antelación e Imitación Fugaz, del maestro Gonzalo Castellanos y América de Luis Calcaño, tres obras ganadoras del Concurso Vicente Emilio Sojo, donde Calcaño obtuvo Medalla de Oro y Diploma de Honor.

Casado con Mary Monagas, tuvo 4 hijos. En 1967 sufre una hemiplejia y fallece al año siguiente en 1968. Sus familiares cuentan que en su etapa final, nunca apartó su instrumento de su cama, aunque ya no lo ejecutaba.

Luis Calcaño Díaz es considerado hoy Prócer de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Su legado como músico y como compositor es único, ejemplo para las nuevas generaciones de músicos en nuestro país.

Fuentes consultadas: Archivo de la Orquesta Sinfónica de Venezuela e Investigación del profesor Alejandro Ramírez, violinista – violista, Presidente de la Sociedad Orquesta Sinfónica Venezuela período 1991-2010.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s